Cómo funciona una sesión de fotos Glamour

fotografías de retrato en estudio

No sé vosotros pero yo casi ni me he enterado del verano. Se me ha pasado volando. No he tenido aún vacaciones y tampoco he parado de trabajar. Todo esto añadido a una obra en el piso nueva con mudanza incluida ( como las odio ) y la acogida de Katya la ucraniana, ha hecho que me retrasara mucho en enseñaros trabajos que he ido realizando.

Así que allá voy, al grano…

Muchas son las chicas que me preguntan como funciona una sesión Glamour. La verdad que se llama sesión Glamour no precisamente por el vestuario elegante sino por lo que desprende cada persona delante de la cámara. Siempre que informo sobre estas sesiones, recomiendo ponerse ropa bonita y elegante, algún vestido que tengáis ganas de estrenar, o incluso volver a ponerse el vestido de novia. Pero en una sesión Glamour también se puede venir con ropa informal o de calle. Al fin y al cabo, el Glamour no está en las prendas, sino en cómo las vayas a lucir.

Cristina recibió como regalo una sesión Glamour, más concretamente la promoción de Navidad (atentas que pronto vuelve).
Lo primero que me comentó cuando hablamos sobre la sesión de fotos, era que ella no se ponía ropa elegante. Ni yo tampoco, jajaj…no soy la mejor dando ejemplo la verdad. Así que le recomendé que trajera su ropa preferida con la que más cómoda se siente.

Así fue. Tejanos cortos, camisa a cuadro tipo leñador, chaleco hippy, vestido veraniego y como complementos algún que otro sombrero. Eso sí, el mejor atrezzosu perra, una preciosa boxer!
En las sesiones de fotos Glamour, siempre invito a que participe alguien cercano y querido a la persona que se vaya retratar. Puede ser tu hermana, tu madre, tu mejor amiga…tu gato o tu perro. Why not?

El día de la sesión, mi maquilladora preferida Alejandra resaltó las preciosas facciones de Cristina y en cuestión de 40 min ya estaba sentada delante de la cámara con su look informal de pantalón corto vaquero con camisa a cuadros. En los primero clicks ya sabía que iba a ser una sesión de fotos de lo más fructífera. Cambiamos de look un par de veces más y una hora más tarde la sesión estaba finalizada. Cristina ya sin nervios y yo inflada de satisfacción.

¿Qué ocurre después de una sesión de fotos Glamour?  Os lo cuento:

Hago una selección muy detallada de las fotografías que han salido en la sesión de fotos. Hay muchas fotos que se desechan por ojos cerrados, o porque mi encuadre ha sido malo, o porque no estaban bien enfocadas o movidas. Descarto todas esas fotos y escojo las 30 mejores. Analizo los gestos y otros detalles de las fotografías y me quedo con unas 20 fotografías. Las edito levemente. No abuso del Photoshop. No me gusta. Suavizo alguna arrugüita, y no quito “michelines” ni estrecho cinturas para parecer un maniquí. Me gusta disimular cualquier complejo que se tenga desde la toma de la fotografía.

Terminada la edición de las fotografías Glamour, las mando a imprimir y enmarcar con passepartout. Con las fotografías enmarcadas encargo una caja de madera (WoodBox) o de símil piel ( bajo petición ). Una manera elegante de tener guardados los retratos de la sesión.

El día que recibo la Woodbox con las 20 fotografías montadas en passepartout, las coloco todas sobre la pared como en una exposición fotográfica.
En este caso, cuando Cristina vino a ver su exposición se encontró con todas sus imágenes en la pared. Me encanta ver las caras de las mujeres y su reacción en el momento en que se ven así expuestas. ¡Alucinan!

El siguiente paso es visualizar las fotografías y empezar a elegir las que más gusten para poder llevárselas en la cajita de madera.
Se pueden elegir en lotes de 5 fotografías, 10, 15 o 20. Cuantas más te lleves más económico y más completa es la colección.

Es posible que en alguna foto no te veas favorecida o con algún gesto raro. No tienes porque llevártela. Todas las fotos que quedan en la pared, las guardo para cuando algún día decidas volver a verlas y posiblemente comprarlas.
Todas las fotografías de retrato que hayas decidido llevarte a casa, las recibirás en digital en máxima resolución.

Es díficil elegir las fotografías. Lo reconozco. Incluso a mi me cuesta cuando hago la selección para su postproducción. Por eso siempre me gusta echar un cable a la hora de la selección. Se hace más ameno.

Ver como cada cliente se va a casa con su cajita llena de retratos glamourosos, es satisfacción pura para mi.
Puede que sea un capricho caro, puede que sean sólo fotografías, pero son fotografías que siempre te quisiste hacer…y por eso te las mereces más que nadie.
Piensa que dentro de unos años esas fotografías serán el legado para muchos seres queridos.

fotografías de retrato en estudio fotografías de retrato en estudio

fotografías de retrato en estudio fotografías de retrato en estudio

fotografías de retrato en estudio fotografías de retrato en estudio

fotografías de retrato en estudio fotografías de retrato en estudio fotografías de retrato en estudio fotografías de retrato en estudio fotografías de retrato en estudio